PGE Family Battery Solutions
Tutoriales y guías

Cómo cuidar del césped en otoño: los 6 consejos principales

El otoño es mucho más que limpiar hojas y prepararse para la llegada de los meses más fríos: es la época en la que el terreno se acondiciona para conseguir los mejores céspedes cuando entre la primavera. Aquí tienes algunos sencillos consejos para el cuidado del césped en otoño que te ayudarán a preparar todo para obtener un césped perfecto el próximo año. Como fuente de inspiración, echa primero un vistazo a nuestros consejos fundamentales para esta estación con el fin de mantener el césped sano y exuberante.

Consejos para el cuidado del césped en otoño

6 pasos
01.
Recoge las hojas caídas

Para limpiar las hojas utiliza un soplador de hojas y, como accesorio, una bolsa colectora.

02.
Acaba con la paja en el césped

Eliminar la paja es un paso esencial para conseguir un césped sano. Demasiada paja dificulta que las briznas de hierba se abran paso y lleguen a la superficie, donde pueden absorber más luz solar.

Puedes escarificar manualmente utilizando un rastrillo de paja o puedes utilizar un escarificador para eliminar de forma eficaz los enredos de paja y de musgo en el césped. Esto no solo ayudará a que el césped vuelva a respirar, sino que también así se cortarán los brotes laterales de la hierba. Una vez que estos echen raíces, crecerán nuevas plantas y un césped más grueso y frondoso; en otras palabras, ¡el mejor césped!

03.
Abono y más abono

Cuando el césped otoñal requiera cuidados, aplica un abono que no sea agresivo, una vez, a principios de otoño, y otra, a finales. Emplea un abono natural específico a las condiciones de la región.

Lo más conveniente puede ser optar por un abono con menos contenido en nitrógeno para el cuidado del césped en otoño, en comparación con el usado en verano o en primavera (algunas marcas venden abonos específicos para esta estación).

Si aparece musgo, puedes aplicar un producto que contenga sulfato de hierro. Esto ayudará a ajustar el pH del césped para erradicarlo.

04.
Airea y vuelve a sembrar

Airea el césped, ya sea manualmente con una horca, o con un aireador para que las raíces reciban más oxígeno. Además, puedes utilizar un escarificador para mejorar esta aireación. Al cortar verticalmente la capa se agrega nuevo oxígeno, lo que aumenta la resistencia de la hierba, al mismo tiempo que se arrancan el musgo y las malas hierbas junto con otros residuos acumulados. Las raíces de la hierba se estimulan con esta fragmentación y comienzan a producir brotes laterales, lo que a su vez conduce a un césped más denso.

También puedes resembrar las zonas con calvas, pero asegúrate de que falta al menos un mes para las primeras heladas. Ten en cuenta que la hierba deja de crecer cuando está a alrededor de 6 °C.

05.
Estrena las cuchillas

Es el momento de sustituir o afilar las cuchillas del cortacésped. Recomendamos que lo hagas mientras preparas el césped de otoño para el invierno. Esto se debe a que el último corte del año es sumamente importante. Unas cuchillas más afiladas contribuirán a que el césped goce de la mejor salud para su reposo invernal.

06.
El corte decisivo

En el último corte, que es de suma importancia, aumenta ligeramente la altura. Cuanto más alto esté el césped, más energía podrá acumular durante el periodo invernal.

No te olvides de apagar el sistema de riego, si tienes uno, cuando la hierba haya dejado de crecer.